Estaciones del año astronómicas o meteorológicas

Ad Blocker Detected

Nuestro sitio web se hace posible mediante la visualización de anuncios en línea a nuestros visitantes. Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios.

Una de las cosas que más sorprende a las personas es que las estaciones del año astronómicas no coinciden con las estaciones del año meteorológicas. Esto no se debe a nada extraño, simplemente que muchas veces aquellos conceptos metodológicos más habituales tienen una distancia entre lo que viene siendo el conocimiento popular y la ciencia, en este caso, la astronomía y la meteorología establecen bases diferentes para decidir sobre las estaciones del año.

Las estaciones del año astronómicas o meteorológicas

De esta manera, las estaciones del año en astronomía quedan enmarcadas por la inclinación del eje de rotación del planeta y movimiento que hace alrededor del Sol, con los equinoccios y los solsticios. Por el contrario las estaciones del año en meteorología no coinciden con las estaciones astronómicas que hemos aprendido de pequeños y tampoco tiene ninguna relación con el tiempo de unos días concretos, si hace más o menos calor. Esto topa con los conocimientos de sabiduría popular, ya que relacionar las estaciones con la temperatura es una forma muy simple de explicarlo a los más pequeños de la casa, pero como puedes pensar no todo es tan fácil.

Además, tampoco ayuda a diferenciar entre una y otra disciplina el hecho de que el número de estaciones del año son cuatro en ambos casos, pero las meteorológicas no concuerdan con las estaciones astronómicas ni con los trimestres naturales del año. Para dejarlo más claro, vamos hacer una lista de las estaciones meteorológicas del año:

Lista de estaciones meteorológicas del año

  • Invierno: diciembre, enero y febrero.
  • Primavera: marzo, abril y mayo.
  • Verano: junio, julio y agosto.
  • Otoño: septiembre, octubre y noviembre.

¿Por qué existe esta diferencia?

Para responder a esta pregunta, lo haremos con un simple ejemplo. Si tomamos como ejemplo el verano, en meteorología es el período más cálido del año. El solsticio de verano, día de duración máxima del sol, suele darse hacia el 21 de junio pero la inercia de la atmosférica desplaza los días más cálidos del año unas tres semanas más tarde, hacia mediados de julio. Es este punto el que se considera el centro del verano en meteorología. A partir de aquí, se desplazan los tres meses hacia los lados y, entonces, el verano comienza el 1 de junio y termina el 31 de agosto.

Siguiendo el mismo ejemplo, ahora veremos como funciona en invierno. De hecho, lo mismo sucede en invierno: el día con menos luz suele ser hacia el 21 de diciembre y, en cambio, el período más frío cae hacia mediados de enero (pensemos en la semana del barbudos). Así, la estación meteorológica del invierno comienza el 1 de diciembre y termina el 28 de febrero.

Ahora que ya sabemos que las estaciones meteorológicas y las astronómicas no coinciden del todo, podremos saber mucho mejor cuando celebrar el paso de unas a otras, y sin duda, también conseguir liar las conversaciones derivadas de este tipo de cosas, que suelen ser muy populares y que se repiten de forma incansable cada año.

No te olvides de compartir!